• Turismo

  • Gastronomía

  • Cultura

  • Arte

  • Fiesta

  • Naturaleza

Calendario del campo: Faenas

Alberto
11 septiembre 2018

También en la finca vi segar a mano con guadaña, y luego ya con guadañadoras tiradas por bueyes. Se empezaba por lo altos que se secaban antes. Y después de segado se “arrecogía” con una máqina de ganchos, tirada por una caballería que lo iba amontonando, posteriormente con Pareja de Bueyes y unas cadenas, se arrastraba hasata el pajarón. Los bueyes subían dando con los cuernos en los pendolones del pajar, así con el peso de la pareja, se “ahollaba” el heno al mismo tiempo, pues si se acarreaba, había que apretarlo dando saltos sobre que el que es, lógicamente lo que nos gustaba a los niños.

faenas del campoNosotros teníamos pajar y allí se guardaba, en otros sitios se hacían “heneras o niazos” cerca de los cercados de invierno. Esta labor es donde se lucen los buenos aperadores que saben cómo colocarlos en el tamaño, altura y peinado de los niazos. Todo esto en el tempo adecuado porque el heno no espera como el cereal y además había que tener el campo listo para la cebada. Para ello estaba el encargado, el señor Pepe, que gran hombre y que paciencia tenía con mi santo padre. Que chatos de vino se hecho con el y cuantas cosas me enseño sin él saberlo , esta la cultura del campo, de la tierra, de la naturaleza, del tiempo que todo lo manda…

Y asi transcurrían los días hasta que llegaba el ansiado fin de semana y sobre todo el domingo, a ponerse guapos para ir a misa y tomar el vermuth al pueblo.

faenas 2Estos son los recuerdos de mis años tiernos en la muy querida Finca “el pinar de los faisanes”, que sigue allí, alta orgullosa, presumida y bien visible presente de mi pasado, reflejo de aquella niña que jugaba con los animalitos, que montaba en bici en lo que entonces me parecía una finca enorme e imposible de investigar entera, aquella niña que se bañaba en el pilón a no ser que fuéramos de visita a los chalets de los amigos de mis padres que tuvieran piscina, aquella que jugaba a mariquitas, a las tabas, a saltar la comba y la goma, al pati y a soñar que de mayor sería alguien importante, aquella niña que se sentaba en la paja y reía sin miedos, aquellas vivencias y experiencias que han hecho de mi, junto con muchas cosas más y mi gente, la mujer que soy hoy

Recuerdos de Veranos en la finca.

 

Chus Huertas.

Guía turístico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Eres Tu

  • Historia

  • Noticia

  • Tradición

  • Solidaria

  • Deporte

© Copyright 2018 Salamanca Espectacular | INQANET | IDiseño, desarollo e innovacion por DIZEN