5 cosas que no sabías de las cigüeña

Hoy quiero tratar un animal que trae locos a los turistas que no ven este animal en sus pueblos o ciudades. Es la cigüeña. Cuando los turistas los ven aquí en Salamanca siempre les escapa un Ohh, que bonito.

De vuelta a su nido cuando han ido a buscar comida y se encuentra con su pareja se saludan con un sonoro castañeteo. Vuelven año tras año al mismo nido con la misma pareja. Si les dejamos construir el nido sin intervenir, puede llegar a pesar 1500 kg. Se van en agosto a Africa a buscar la  comida, los machos vuelven antes a Salamanca, a mediados de Enero, las hembras vuelven unos 3 semanas más tarde. Por San Blas, la cigüeña veras.

Con grandes zancadas pasean por las praderas, majestuoso paso el suyo. Un ave con mucha relación con tradiciones o cuentos populares. Que los niños lo traen la cigüeña. ¿Por que esta historia?

Los griegos y los romanos los veían ya como animales sagradas debido a la dedicación que tienen hacía sus pequeños. De allí que era prohibido matarlos. Muchos pueblos tiene este ave que da buenos augurios hacía un embarazo y nacimiento. Había un tiempo que se decían que la cigüeña no iba a Africa sino a Paris y nos trae los  niños envuelto en un trapo blanco colgando de su pico.

Pero en nuestra provincia tenemos también la cigüeña negra, ave con las costumbres un tanto distinto que su pariente blanco. Anidan en sitios alejados del mundo del hombre. En la frontera con Portugal en el parque natural de los Arribes del Duero, si tiene paciencia, lo pueden avistar.

Imagen de ludex2014 en Pixabay

Imagen de Hans Rohmann en Pixabay

El Toro Bravo: La raza más bonita del mundo

Nuestra segunda entrega en esta sección trata del toro bravo.

Animal hermoso que aparece en el escudo de nuestra ciudad.

Pocas imágenes son tan bellas que un toro bravo en pleno campo primaveral rodeado de verde y  flores de color lila. Pero me gustaría contaros algo de este toro bravo, iconos de España.

Dicen que es la raza bovina más antigua del mundo, ya que los primeros criaderos de toros bravo empezaron en la época de los Reyes Católicos.

La cría del toro bravo contribuye a la preservación de la biodiversidad y al mantenimiento de un ecosistema único, como es la dehesa, considerado por la Unión Europea como un espacio agrario de Alto Valor Natural (AVN). Si  hay  un  paisaje  que  caracteriza  a  Salamanca  es  el  Campo  Charro.  Estamos  en  la  dehesa.

En  la  dehesa,  el  toro  nace,  crece  y  se  convierte  en  un  animal  único en el mundo, fruto de las labores llevadas a cabo por los ganaderos  de  bravo  gracias  a  su  intuición  y  dedicación.  Salamanca es la provincia española con más fincas adehesadas, y  el territorio con mayor número de toros bravos del mundo. Es,  por  tanto,  un  excelente  lugar  donde  conocer  y  disfrutar  de  la  riqueza natural de un ecosistema  donde habita el animal más noble: el toro bravo.

El trapío es el conjunto de características que definen al toro. Entre ellas debe tenerse en cuenta:

    Peso. Este debe ser entre 300 y 500 kilogramos

    Estatura. Aproximadamente 165 centímetros, y 190 de largo.

    Cornamenta.

    El pelo, piel y capas.

    Sus extremidades y cabeza y cuello.

La importancia de la encina para nuestro ecosistema

 

Empezamos este blog con tema naturaleza con el árbol que aparece en el escudo de la ciudad.

Es un árbol que fue considerado sagrado, ya que representaba la fuerza, ancianidad. Dicen que la clava de Hercules (que según la leyendas estuve en Salamanca) estaba hecha de encina, igual que la cruz en la que murió Jesús.

Dicen de este árbol que es la unión de los 3 reinos: cielo, tierra y agua.

Su nombre científico es Quercus ilex. Tiene hoja peremne y así este árbol da una sombra muy agradable en verano apreciado por el ganado y sus pastores pero también es un ingrediente importante para el jamón ibérico.

Puede llegar a tener 1000 años. Pero no solamente es por esto el árbol es tan emblemático. Antaño este árbol era esencial en la vida cotidiana.

Primero por su madera muy dura justamente por esto es muy buena para construir objetos que tienen que sobrellevar mucha fricción, objetos como carros, arados, pisos de parqués, mangos de las herramientas, igualmente en pequeñas construcciones hidráulicas y como columnas o vigas, ya que no se pudre fácilmente.

Segundo por su leña, ya que da mucho calor y es muy bueno para hacer carbón.

Pero hay mas usos que se han dado a este arbol. Por ejemplo la corteza de la encina posee una sustancia orgánica llamada tanino, sirve para transformar las pieles crudas de animales en cuero, de allí que es muy apreciada por las tenerias. Asimismo, los taninos, las hojas y las bellotas se trituran y se elabora una pócima que se utiliza como astringente y es muy usada para esterilizar heridas.

¡Pronto tendremos más artículos sobre la flora de nuestra provincia!

 

Calendario del campo: Faenas

También en la finca vi segar a mano con guadaña, y luego ya con guadañadoras tiradas por bueyes. Se empezaba por lo altos que se secaban antes. Y después de segado se “arrecogía” con una máqina de ganchos, tirada por una caballería que lo iba amontonando, posteriormente con Pareja de Bueyes y unas cadenas, se arrastraba hasata el pajarón. Los bueyes subían dando con los cuernos en los pendolones del pajar, así con el peso de la pareja, se “ahollaba” el heno al mismo tiempo, pues si se acarreaba, había que apretarlo dando saltos sobre que el que es, lógicamente lo que nos gustaba a los niños.

faenas del campoNosotros teníamos pajar y allí se guardaba, en otros sitios se hacían “heneras o niazos” cerca de los cercados de invierno. Esta labor es donde se lucen los buenos aperadores que saben cómo colocarlos en el tamaño, altura y peinado de los niazos. Todo esto en el tempo adecuado porque el heno no espera como el cereal y además había que tener el campo listo para la cebada. Para ello estaba el encargado, el señor Pepe, que gran hombre y que paciencia tenía con mi santo padre. Que chatos de vino se hecho con el y cuantas cosas me enseño sin él saberlo , esta la cultura del campo, de la tierra, de la naturaleza, del tiempo que todo lo manda…

Y asi transcurrían los días hasta que llegaba el ansiado fin de semana y sobre todo el domingo, a ponerse guapos para ir a misa y tomar el vermuth al pueblo.

faenas 2Estos son los recuerdos de mis años tiernos en la muy querida Finca “el pinar de los faisanes”, que sigue allí, alta orgullosa, presumida y bien visible presente de mi pasado, reflejo de aquella niña que jugaba con los animalitos, que montaba en bici en lo que entonces me parecía una finca enorme e imposible de investigar entera, aquella niña que se bañaba en el pilón a no ser que fuéramos de visita a los chalets de los amigos de mis padres que tuvieran piscina, aquella que jugaba a mariquitas, a las tabas, a saltar la comba y la goma, al pati y a soñar que de mayor sería alguien importante, aquella niña que se sentaba en la paja y reía sin miedos, aquellas vivencias y experiencias que han hecho de mi, junto con muchas cosas más y mi gente, la mujer que soy hoy

Recuerdos de Veranos en la finca.

 

Chus Huertas.

Guía turístico.

Calendario del campo: El pajar

Antes de aparecer las básculas, la medida utilizada era la media fanega, que el operador manejaba cogiendo el grano, echándole el rasero, y llenando los costales de lona “arrayada” de tres fanegas y los sacos de arpillera de dos.  Las grancias  o paja gorda separada en la limpia se aprovechaba para las caballerías, en la finca había también un pajar, lógicamente al lado de las naves de vacas y allí se almacenaba esta paja gorda o grancia, cercana  a  la zona destinada a su pasto donde recuerdo el  pilón en que las vacas bebían,   sin embargo el  trigo una vez seleccionado y cribado se quedaba en  la  panera. Hay que saber señores separar el grano de la paja que sabios los refranes de nuestros mayores. 

pajaEntre todo esto había que recoger  “los menudos” que como se llamaba a los granos de leguminosas: yeros, muelas, algarrobas, arritas, garbanzos e incluso lentejas. El proceso era el mismo que para el cereal, trigo, cebada, avenas y centeno, pero las parvas y los muelos, claro eran mucho más chicos. En la panera, antes de las divisiones o celdillas se hacía un gran montón, poniendo unas tablas por donde subían los gañanes con los sacos al hombro descargándolos al final. A las algarrobas y arritas se las asfixiaba, echándoles un producto que evitaba el gorgojo o bicho. 

paja2Una vez retirado el grano en las eras solo quedaba la Paja en la Era,  se empezaba  con la blanca o de cereal para acabar con la negra de los menudos o leguminosas. Esta última, de mayor valor alimenticio que la de cereal, se destinaba a las ovejas y se descargaba en el aprisco, para la blanca se armaba los carros con las redes y se cargaba con unas horcas muy grandes de base. En el pajar se metían los trilliques  para “ahollarla”, ahuecarla,  es decir saltar y reír en nuestro idioma infantil,  eso sí lo conocí yo, nos subíamos arriba del todo ,  en ocasiones y en algunos lugares esto lo hacían  totalmente desnudos ya que el “tamo” de la paja picaba que era un primor;  y se quedaba en la ropa y no había manera de sacar esas pajas luego, sin embargo los hombres iban tapados hasta las orejas.  

Nuestra finca era de secano, asique dependiendo del tiempo en el verano también había que realizar en las casas ganaderas,  la recolección del heno. Los terrenos destinados a segar hierba tienen en primer lugar que ser apropiados para ello, es decir libres de arbolado, de tropezaderos o tocones y a poder ser llanos. Aprovechados luego para las ovejas en el tardío anterior, se suelen “guardar”, es decir dejarlo libre de ganados y de aprovechamientos  a últimos de Enero o primeros de febrero.  Se le echaba entonces una ración de abono mineral, superfosfato por ejemplo que era el más barato  potenciaba las leguminosas que ya producen por si solas el nitrato  o  dependiendo de la zona a guardañar amoniaco o nitrato para que fuero más prolífera en gramíneas  o hierbas. Así una vez guardado y abonado el terreno  se deja hasta junio  a ver si esta  “pa segar”  y se sale por las mañanas a caballo  a mirar y mirar si la primavera vino buena  o si se quedo chico, con lo cual habría que aprovecharlo  “a diente”, es decir para las vacas.

Como comente anteriormente, paja3en mi casa había vacas y entonces se ordeñaban a mano, lo que para el personal era un trabajo para nosotras era una diversión, claro que lo hacíamos cuando queríamos y no  por obligación y de madrugada como lo hacían los vaqueros, se llenaban los cubos de aluminio que luego se vaciaban en la cantaras lecheras y cada mañana venia el lechero a la puerta de la finca tocando el claxon para que salieran a venderles las leche vacuna, que raro luego se hacía probar la  leche pasteurizada y en tetra brick de la ciudad, cuantos flanes, natillas, arroz con leche, requesón, se comía en mi casa por el exceso de leche y  no hablemos de esa tostada caliente untada con la nata recién retirada de la leche de vaca recién ordeñada… que tiempos dios bendito¡, yo ya comí todos esos postres que me correspondían para  el resto de mi vida,  y aunque es un manjar de dioses,s yo ya apenas los pruebo pues me harte de ellos y soy poco golosa. 

Recuerdos de Veranos en la finca.

 

Chus Huertas.

Guía turístico.

Calendario del campo: La recogida

Viene luego la recogida de la parva trillada, machacada y esparcida, se hacía con una tabla alargada que tenía unas asas en su parte superior. Era como un rectángulo liso, que tirado por una pareja de bueyes, juntaba la mies troceada en un rincón alargado, ancho por la base y estrecho por la cumbre.
Tenemos todo listo para la limpia que se hacía cuando hubiera un aire apropiado de dirección fija. Y el día que amanecía “pa ello”  como decía mi abuelo, se dejaban  otras faenas y a limpiar. Se comenzaba por la cúspide con unas “briendas”, horcas pequeñas de madera con una base lisa de latón que sujetaba la mies y la volteaba al aire con un giro de la muñeca en dirección contraria al viento.  Así se separaba  el grano pesado de la ligera paja. Luego las mujeres limpian el grano de muñigas, piedras y “grancias” y se amontonaba formado conos y se alisaba con la pala de madera para evitar robos que desharían la marca.
RecogidaFormados los muelos hay que envasarlos  y trasladarlos a la panera.  Esta Panera en la finca estaba entre el almacén y el corral de gallinas, la tenían siempre bien cerrada y con las ventanas bien altas  para que no accedieran los animales  ni ratones,  y cuando la abrían corríamos a saltar encima de los montones  del grano, es decir “el muelo”  y a tumbarnos encima…., sobre todo del trigo que es lo que más había en la finca porque las “argañas” de cebada picaban.
RecogidaNosotros  pelábamos el trigo, la cebada, los guisantes de la huerta que estaba enfrente del chalet   y así lo comíamos crudo.  Como si de pipas se tratara, que también teníamos las de girasol, que ricas¡¡¡,  incluso las del melón.

Recuerdos de Veranos en la finca.

 

Chus Huertas.

Guía turístico.

Calendario del campo: El acarreo

Después de segada la mies, queda la besana con las haces y hay que acarrearlas. El acarreo consistía en recoger el “balago” y llevarlo a la era. Para esto se le quitan laterales a los carros y se colocan palos que ensanchan su capacidad de carga. Un hombre desde arriba coloca los haces y otros dos se los van pasando con unas horcas de ganchos de acero de dos púas.

acarreoUna vez limpias las besanas de balago y depositado en las parvas de la era, comienza la trilla. Consiste en trocear la paja de espigas secas. Los trillos tenían en su base interior unas piedras de pedernal que favorecían el troceado de la mies. Hay que saber dirigir los bueyes para que vayan por el mismo lado. Los cocheros de los trillos suelen ser mujeres o zagalones llamados por ello “trilliques”. Mientras los hombres están “tornando” labor, es decir dar la vuelta al “balago” para que se trillara todo por igual; esto también se hacía con horcas pero de cuatro ganchos de madera. En algunos sitios de la región en vez de Bueyes se utilizaban Yeguas “cerreras” que metidas en la parva al galope machacaban con sus cascos la mies. La jornada es larga por ello a media tarde los mozos o trilliques iban a las casas para traer en la burra y las aguaderas, la merienda a base de vino y embutido, chorizo de gordura para untarlo en pan descansando a la sombra de la choza y echando un cigarro de “caldo de gallina” en papel moreno.

acarreo2Este recuerdo me viene más de San felices de los Gallegos que de la finca, porque mi abuelo nos llevaba a la era montadas en el burro y allí con nuestros sombreros de paja el mayor atractivo era montar en el trillo mientras el dirigía los bueyes, bonitos recuerdos de este bonito pueblo tengo también, que todavía cuando voy me huele a espigas y a pan, aquella casona tan grande, hoy desaparecida y nosotras “las chocolateritas” nos llamaban, las niñas mimadas del pueblo.

Recuerdos de Veranos en la finca.

 

Chus Huertas.

Guía turístico.